Partido muy intenso el vivido este domingo en la Llanera, como era de esperar en un derbi provincial entre dos equipos que se conocen muy bien -es el enfrentamiento más repetido en el Grupo VIII de Tercera División- y necesitados de sumar la primera victoria de la temporada.

Salió mejor el Bembibre y a los 4 minutos Roberto Puente dispuso ya de la primera ocasión tras un centro de Víctor Trento, con un disparo cruzado que se marchó fuera por muy poco. Pero el partido se fue igualando y La Bañeza también dispuso de una buena ocasión por medio de Pablo, con un fuerte disparo desde dentro del área al que respondió Ivanildo con una buena parada.

Se cumplía la media hora de juego cuando Tato, muy activo mientras le duró la gasolina, robó el balón para cedérselo a José Manuel, que no se lo pensó dos veces y desde fuera del área lo puso junto al palo haciendo inútil la estirada de Raúl. El partido se ponía de cara para los bercianos, pero La Bañeza no bajó los brazos y siguió manteniendo una fuerte presión en busca del empate. Tampoco lo hicieron los atléticos en un auténtico choque de trenes.

Roberto Puente, que ya había salido al campo con molestias ante la ausencia del otro delantero centro, Juani Molina, tuvo que ser sustituido en el descanso, dejando su puesto a Monroy. En esta ocasión fueron los locales quienes salieron mas entonados, y aprovecharon un error de Willy en el centro del campo para enviar el balón al palo. El colegiado se inventó el córner y Pablo no dejó pasar la ocasión para poner las tablas en el marcador cuando aún se cumplía el primer minuto de la reanudación.

Quedaba toda la segunda parte por delante, con los dos equipos buscando la victoria y ocasiones en ambas áreas. Ivanildo tuvo que arriesgar para sacarle el balón a Erik después de una gran jugada personal; mientras Trento se tiraba en plancha para rematar al palo con Raúl ya batido, poco antes de tener que abandonar el terreno de juego por lesión.

Pablo Huerga no se decidía a dar entrada a hombres de refresco, aunque el cansancio era más que notable en algunos jugadores, como Deivis, al que tuvieron que atender porque se le subían las bolas. Y el único cambio que no había sido obligado, el de Xavi Barrio, que estaba dando desahogo al centro del campo, terminó siendo expulsado con doble amarilla por protestar.

Cuando el partido agonizaba, ya en tiempo de descuento, Tano, que se había exprimido al máximo, aún tuvo fuerzas para robar el balón en ataque, superar a su rival y entrar en el área para encarar la portería, donde fue derribado. El colegiado señaló los 11 metros y Albertín no falló.

El Atlético Bembibre suma así la primer victoria de la temporada en un campo muy difícil, como lo van a ser todos, especialmente los derbis, en este nuevo formato donde hay poco espacio para los errores.

La próxima semana toca jornada de descanso para el Atlético Bembibre, por lo que tendrá un mayor margen de tiempo para recuperar a los lesionados.