El Atlético Bembibre sumó una victoria importante en un partido marcado por la grave lesión de Ibouroi. La cara con la que el técnico berciano, Pablo Huerga, entró en la sala de prensa, no reflejaba para nada la alegría por los 3 puntos conseguidos, sino la preocupación por el estado de salud de su jugador. Ibouroi estaba en la órbita de varios equipos de Segunda B, y llegó al Bembibre en el mercado de invierno para dar un salto de calidad que pudiera ayudar a que el conjunto berciano lograra el ascenso. Ya se conoce el alcance de la lesión, según comunica el Club,  Nordine Ibouroi sufre una fractura de peroné con afectación de los ligamentos del tobillo y será intervenido este jueves.

En lo referente al desarrollo del partido, el Bembibre salió con muchas ganas pero con demasiadas prisas. Le faltaba la pausa y la tranquilidad necesaria para hilvanar jugadas y perdía demasiados balones por exceso de precipitación. Con el paso de los minutos se fue asentando y moviendo mejor la pelota ante un Peñaranda correoso, muy intenso y con pocas fisuras en defensa.

Dominaba el Atlético Bembibre, pero no era capaz de crear peligro ante la férrea defensa charra. En un despeje, con los atléticos volcados en campo contrario, Manu se encontró con el balón y terreno despejado para correr hacia la portería de Ivanildo. Después de recortar a Espi, que llegaba en carrera, trató de colocar el balón al palo largo, pero el central bembibrense se rehizo para desviar el balón a córner.

El susto hizo despertar a los atléticos, que comenzaron a llegar, ahora sí, con peligro al área de Pipo, pero les faltaba la contundencia necesaria para culminar las jugadas de ataque y acertar con la portería.

El arbitraje no estaba siendo bueno, y quedó de manifiesto cuando el colegiado dejó sin sancionar la entrada por detrás sobre Ibouroi. No fue una entrada violenta, son circunstancias del fútbol, pero sí merecedora de falta y seguramente también de tarjeta amarilla.

Corría el minuto 39 y el partido quedó interrumpido durante cerca de 40 minutos hasta que llegó la ambulancia y el ex del Mónaco pudo ser atendido por los sanitarios sobre el terreno de juego, antes de su evacuación.

Nada más reanudarse el encuentro el colegiado volvió a ser fuertemente cuestionado, en este caso por un posible penalti no señalado sobre José Manuel por derribo dentro del área.

Durante el descanso, técnicos y jugadores tuvieron que mentalizarse para olvidar todo por unos minutos y tratar de sacar el partido adelante. Se ve que lo consiguieron, porque el equipo mejoró mucho sus prestaciones y ya en los primeros minutos Trento estuvo a punto de lograr el gol, con un remate a centro de Deivis que salió rozando el poste.

Tan solo un despiste, un error de la defensa berciana en la salida del balón, puso en apuros a los bercianos, pero Ivanildo estuvo atento para solventar el peligro enviando el balón a córner.

El Bembibre acrecentaba su dominio sobre los salmantinos y solo le faltaba mirar un poco más a la portería. Juan Molina, que entró en el segundo tiempo para incrementar el poder ofensivo de los atléticos, remató de cabeza a balón parado en el segundo palo y el balón se estrelló en la cruceta tras el intento de despeje de un defensa.

Cada vez estaba más cerca el gol, y terminó llegando después de una gran jugada personal de Albertín por la banda derecha, que deja atrás a cuantos le salen al paso hasta que finalmente es derribado dentro del área. Juani Molina fue el encargado de transformar la pena máxima cuando se cumplía el minuto 79.

Aún hubo tiempo para que el colegiado completara su mala actuación. Al Peñaranda se le escapaba el partido y Mario acabó perdiendo los nervios. Se enzarzó en una trifulca que el árbitro resolvió de forma “salomónica”, amonestándolo con tarjeta amarilla y haciendo lo propio con Roberto Puente, “que pasaba por allí”. Una tarjeta que el Atlético Bembibre va a recurrir, porque además de injusta, supondría sanción por acumulación y dejar a los atléticos sin su principal baluarte ofensivo en el importante partido del próximo domingo frente al Cristo Atlético.